Preguntas frecuentes
         
1. ¿Qué es la demencia?
Es el resultado de una enfermedad que afecta al cerebro y que provoca el deterioro de funciones mentales como la memoria, el lenguaje, el pensamiento, la conducta, además de afectar el estado de ánimo, la personalidad y la realización de actividades diarias. A las demencias también se les denomina enfermedades demenciales, síndromes demenciales o síndromes de deterioro cognoscitivo. La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia, pero existen muchas más enfermedades que pueden provocarla.

2. ¿Cuántas personas tienen demencia en México?
Cifras internacionales estiman que entre el 5 al 10% de las personas mayores de 60 años padecen algún tipo de demencia. En México se estima que existen alrededor de 800,000 personas afectadas.

3. ¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?
Es un tipo de demencia. Es una enfermedad degenerativa, progresiva, irreversible y hasta ahora incurable que ataca al cerebro y afecta su funcionamiento. Es una enfermedad crónica que progresa muy lentamente y que puede durar hasta 20 años. Quien la padece, perderá la capacidad de valerse por sí mismo, presentará conductas extrañas como esconder cosas o hacer comentarios inoportunos y síntomas psiquiátricos como alucinaciones visuales, agresividad o celotipia.

4. ¿A quiénes afecta la Enfermedad de Alzheimer y en qué edades se presenta?
Afecta a personas de cualquier grupo social, clase, género, etnia, educación, profesión o país de origen. Es más común entre personas mayores de 60 años, pero adultos más jóvenes también pueden padecerla ya que puede manifestarse a partir de los 40 años de edad. Hay más mujeres que padecen la enfermedad debido a que logran vivir más años que los varones

5. ¿Qué relación existe entre la demencia, la demencia senil y la enfermedad de Alzheimer? ¿Son la misma cosa?
Es muy importante aclarar la diferencia entre estos términos pues generan gran confusión. En las preguntas anteriores hemos aclarado que la enfermedad de Alzheimer es la principal causa de demencia, por tanto constituye uno de los muchos tipos de demencia que existen. Antiguamente los médicos diagnosticaban demencia senil como sinónimo de demencia pues éste tipo de enfermedades solía presentarse en las personas mayores, no obstante, ya hemos visto que estas enfermedades no son exclusivas de la vejez y pueden presentarse en personas de menor edad. En la actualidad el término “demencia senil” está en desuso pues este es muy general y equivale a decir que una persona mayor está teniendo problemas de memoria sin especificar su causa. Ahora los diferentes estudios neurológicos que se realizan a una persona con problemas de memoria permiten identificar la causa probable de la demencia, por tanto ahora se le da un “apellido” a la demencia, por ejemplo, demencia tipo Alzheimer, demencia vascular, demencia fronto-temporal, etc.

6. ¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Alzheimer?
A continuación se enumeran algunos de los síntomas más comunes de esta enfermedad, sin embargo le recomendamos visitar a su médico para realizar los estudios necesarios.

  • Pérdida de memoria reciente (de hechos que ocurren minutos, horas o días antes).
  • Los problemas de memoria no aparecen solos, se acompañan de fallas en otras funciones mentales, de alteraciones en la conducta o el estado de ánimo.
  • Conservación de la memoria a largo plazo. Recuerdan detalles de su infancia y juventud.
  • Desorientación en tiempo y lugar.
  • Conductas extrañas como guardar y esconder cosas o caminar sin rumbo.
  • Pérdida de iniciativa y apatía.
  • Ansiedad, depresión, irritabilidad, cambios de humor ó comportamiento.
  • Negación a realizar actividades cotidianas y equivocaciones en la realización de las mismas.
  • Cambios de personalidad.
  • Síntomas psiquiátricos (alucinaciones, celos excesivos, desconfianza, agresividad, etc.).
  • Errores de juicio y dificultad en la toma de decisiones.


7. ¿Es normal que un adulto mayor tenga problemas de memoria?
Lamentablemente consideramos que es normal que un adulto mayor tenga problemas de memoria. Sin embargo esto es falso y constituye un gran mito pues es posible envejecer conservando las habilidades mentales que permiten que una persona pueda vivir de manera independiente. Prueba de ello es que muchos ancianos envejecen lúcidos e inclusive continúan siendo productivos y creativos. Si una persona comienza a presentar fallas de memoria, éste puede ser un síntoma temprano de demencia y es necesario acudir al médico pues es probable que alguna enfermedad esté dañando al cerebro.

8. ¿A qué médico debo consultar si alguien cercano presenta los síntomas de la Enfermedad de Alzheimer?
Los especialistas en las áreas de neurología, geriatría, psiquiatría o psicogeriatría pueden ayudar a establecer un diagnóstico.

9. ¿Cómo se hace el diagnóstico?
El médico especialista realizará una evaluación clínica neurológica en el consultorio, pero además se ayudará de estudios especiales como imágenes del cerebro obtenidas a través de la Tomografía de Cráneo o la Resonancia Magnética de Cráneo. Además realizará estudios de laboratorio (de sangre, glucosa, hormonales, etc.) para identificar y/o descartar posibles causas. En muchas ocasiones solicitan la colaboración de un especialista en Neuropsicología para la realización de pruebas de memoria, lenguaje y otros procesos mentales.

10. ¿Cuál es el tratamiento a seguir?
En nuestro país existen algunos fármacos que aunque no son curativos, ayudan a que el deterioro de las funciones mentales progrese con mayor lentitud. En ocasiones el médico indica también otro tipo de medicamentos para el control de las alteraciones conductuales, psiquiátricas o del estado de ánimo como ansiolíticos, antipsicóticos o antidepresivos. Sin embargo los medicamentos sólo contribuyen en una pequeña parte al tratamiento de la persona pues la base de la atención está centrada en el cuidado que pueda recibir de sus cuidadores y familiares. Por ello es muy importante acercarse a la Asociación Alzheimer de su estado no sólo para recibir información sobre cómo manejar los síntomas, sino también para encontrar apoyo emocional al compartir experiencias con otras familias que pasan por la misma situación.